martes, 23 de junio de 2009

TENDENCIAS DEL COSUMIDOR: GUSTOS, HABITOS Y PREFERENCIAS

EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR ANTE LOS NUEVOS PRODUCTOS. HÁBITOS Y TENDENCIAS DE LOS CONSUMIDORES.
Cada vez más se valoran positivamente los nuevos productos de consumo que aparecen en el mercado, si bien los consumidores reconocen que la mayoría de los productos que se presentan como auténticas novedades sólo aportan cambios en la presentación o en el formato. Los consumidores perciben que es el sector de higiene personal el que más novedades lanza cada año al mercado seguido de leche y derivados, congelados y precocinados, detergentes y bollería, dentro de un sector importante como es el de productos de alimentación y bebidas.
Los consumidores exigen que para ser considerados los productos en general realmente novedosos, sean saludables, duraderos, que no se estropeen, cómodos de utilizar y, sobre todo, claros en la información sobre el producto (etiquetado) y sobre todo que estén realizados con aditivos que aporten beneficios para la salud.
El consumidor valora mucho la presentación de ofertas, si bien se siente influenciado por los consejos de un amigo/amiga (el boca a boca) e incluso por las ganas de probar algo nuevo. En todo ello la publicidad juega un papel importante.
En este nuevo siglo el consumidor está mejor y más informado, tienen más mecanismos de protección y es más consciente de sus derechos, lo que le permite elegir calidad y garantizar su seguridad. La tendencia es a gastar más dinero en telefonía, nuevas tecnologías, viajes y ocio. Todos los servicios que supongan ahorro de tiempo tienen posibilidades de éxito. Gastar con racionalidad, ya sea ahorrando tiempo o dinero, es el estilo de vida actual de nuestra sociedad.
En cuanto a los factores que más valora el consumidor destaca la importancia que da a la limpieza y cuidado de los establecimientos comerciales, la calidad de los productos o al trato personalizado de las tiendas. Los consumidores están adquiriendo una actitud cada vez mas crítica y valoran mucho el escaso tiempo del que disponen y son más conscientes de lo que compran. Buscan una buena relación calidad-precio.
Los consumidores actuales son más reflexivos, más expertos y su nivel de educación y formación más elevado, lo que les lleva a adoptar conductas más racionales en su consumo y a reclamar una información clara y completa de los productos que van a consumir.
También estamos asistiendo a una capacidad más asociativa, así como a una drástica transformación del consumo vinculada a la cultura y al ocio. Finalmente deseamos recordar los derechos reconocidos por la Ley General de Consumidores y Usuarios y amparados por la Constitución Española y no pueden ser ignorados:
- Derecho a la protección contra los riesgos que puedan poner en peligro la salud y la seguridad. - Derecho a que los intereses económicos y sociales se encuentren protegidos. - Derecho a recibir una información correcta y suficiente sobre los productos y servicios que se utilizan. - Derecho a participar en las decisiones que nos afectan, especialmente a través de las Asociaciones de Consumidores y OMICs (Oficina Municipal de Información al Consumidor). - Derecho a que se reparen e indemnicen los perjuicios que se nos puedan causar.
La incorporación de la mujer al mercado laboral, así como las obligaciones familiares y profesionales, dejan al consumidor/consumidora, poco tiempo para ir de compras.
Por eso los productos y servicios que se ofrezcan con mayor facilidad y ahorro de tiempo facilitará la vida del consumidor/consumidora (entregas a domicilio; servicio 24 horas; pago con tarjetas; compras a través de la red, etc.).
El cambio en las pautas de consumo viene impuesto por una nueva generación de productos y servicios que demanda el mercado, lo que conlleva a adoptar conductas reflexivas en su consumo, sobre todo en productos de uso personal y a reclamar una información clara y correcta de los productos que se van a consumir.
PAUTAS DEL CONSUMIDOR DEL SIGLO XXI.
Al mismo tiempo que las nuevas formas de negocio que propicia la economía digital, parecen conducirnos hacia una globalización de los mercados. Los expertos en marketing no dejan de insistir en que el factor clave para que las ventas triunfen ahora y en el futuro próximo, se encuentra en la segmentación de los grupos de clientes.
Efectivamente, la aparente paradoja reside en que, a pesar de que parece existir una fuerte homogeneización entre los consumidores a nivel mundial, ésta solamente se refiere a que todo el mundo posee preferencias individuales y personalizadas.
Así, se ha pasado de los mercados masivos e indiferenciados a la fragmentación en micromercados, que obedecen a distintas tipologías de consumidores caracterizados por preferencias marcadas y diferenciadas.
M. Yáñez, profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, ofrece algunas predicciones: Ø Aparte de que aparecerán más productos dedicados a segmentos menores, el consumidor tendrá conciencia de que el futuro es incierto, por lo que intentará economizar, buscará una oferta especializada, y a la hora de comprar tendrá menos interés en llamar la atención y un mayor interés en comprar bienestar. Ø Los cambios en la estructura sociocultural también van a tener relevancia para el marketing. El colectivo mayor de 65 años, que continuará creciendo en porcentaje poblacional, va a suponer una revolución en los sectores turístico, inmobiliario, sanitario, de ocio e incluso educativo; los mercados tendrán que adaptarse en buena medida a las tendencias de estos clientes mayores. Por otro lado, habrá de tenerse en cuenta que las actividades domésticas serán mucho más compartidas, con un papel más activo por parte del varón; la idea de estar en casa, incluso trabajando, cobrará más fuerza ante la incertidumbre sobre el futuro y la estabilidad de los empleos. Ø Al mismo tiempo, y como corresponde a una sociedad de consumo bien comida y vestida, seguirá creciendo la preocupación por la salud, por la seguridad, el ocio y la búsqueda de un sentido interior de la existencia. Se abren así grandes expectativas para los productos de uso personal, con prioridad para los servicios de información y productos de protección, e igualmente, surgirán nuevas necesidades en el campo de las diversiones y caprichos. Ø Los clientes tendrán aún menos tiempo para comprar, de manera que la rapidez y la comodidad les resultarán prioritarias. Sus preferencias de compra se inclinarán hacia las ofertas simplificadas, con precios racionales y sin cupones ni descuentos. Y, como siempre, exigirán un servicio rápido, eficiente y personalizado, con una entrega puntual. Ø Dada la gran cantidad de ofertas, a los consumidores les gustará contar con "agentes" expertos, que les proporcionarán consejo e información, de manera que ello les permita tomar decisiones de compra rápidas. Ø Las empresas deberán ayudar a sus clientes a manejar las presiones de un mundo cada vez más complejo, mediante la entrega regular a domicilio de los productos básicos: detergentes, alimentos, papel, etc.
PERFIL DEL NUEVO CONSUMIDOR.
Realizar la compra una vez cada 20 días, congelar, solicitar el servicio a domicilio, pedir una pizza el viernes por la noche y comprar toda la ropa y los elementos de decoración en un centro comercial, son algunos de los rasgos que caracterizan a los consumidores de hoy en día y que se van a acentuar.
Para los próximos años, los consumidores reconocen que su objetivo es incrementar el presupuesto destinado a viajes, vacaciones y actividades de ocio y cultura. Se mantendrá el gasto en alimentación, ropa y calzado, servicios médicos, hogar y transporte. Otro grupo de productos que, posiblemente, incrementará en los presupuestos familiares, es el conformado por productos destinados a garantizar la estabilidad de la familia, como seguros de empleo, seguro jurídico o geriátrico.
Sin embargo, poco han cambiado los clichés entre hombre y mujer en cuanto a sus intereses. El hombre mantiene sus preferencias por las innovaciones tecnológicas aplicadas a la vida cotidiana, y la mujer se preocupa más por las novedades en productos de belleza y en aquellos destinados a la apariencia estética.

3 comentarios:

  1. ALONDRA QUINTERO
    Para que un producto o servicio sea exitoso, de agrado y preferido por el consumidor, este producto debe cumplir con varios factores. Entre ellos la novedad, el producto debe de ser novedoso para que atraiga al consumidor. Ademas de novedoso el producto tambien debe de ser saludable ya que sino se cumple con ello esto puede generar muchar repercuciones. Cabe tambien mecionar que para que este producto sea de agrado para el consumidor debe de ser duradero, comodo de utilizar y que ademas proporcione clara informacion sobre el producto en el etiquetado. Si se cumple con todo esto el producto sera exitoso ya que la persona que lo consuma quedara satisfecha y lo recomedara a mas personas.

    ResponderEliminar
  2. EL CONSUMIDOR DE FRUTAS Y VERDURAS QUE AVITOS A MODIFICADO A LA HORA DE LA COMPRA ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el consumidor de frutas y verduras, hace enfasis en productos orgánicos, y sobre todo libres de transgénicos... sin embargo son más costosos y dificiles de encontrar.

      Eliminar